¿Se puede prestar dinero a un amigo y no perderlo al cobrarle?

amigo

Pasa muy frecuente que por dinero los mejores amigos se pelean o se tensan relaciones familiares. Estas situaciones pasan, cuando un amigo pide ayuda económica. Usted, claro que le presta, ya que lo conoce como una buena persona. Pero llega el momento de cobrar la deuda y este no la devuelve argumentando miles de justificaciones. Usted espera y piensa que no haría nunca eso en su lugar. Y es allí cuando se desilusiona de su amigo. Una vez, Mark Twain dijo, que para conservar la amistad los amigos no tienen que pedir prestado dinero uno a otro.

¿Entonces, dar o no dar? La gran pregunta.

No es una pregunta sencilla. Si usted dice que no, dudando que su amigo le devuelva a tiempo, éste se va a enojar ya que en ese momento cree que podrá devolverlo.  Pero si no lo hace, el enojado será usted.

Entonces, para contestar que no se encuentra en condiciones de prestar, tiene que dar un motivo importante. Por ejemplo, que no dispone de dicha suma, porque realizó una compra grande o que ya prestó dinero a otra persona.

Pero, a pesar de todo, existen situaciones en las que hay que ayudar a un amigo y prestarle dinero, independientemente que lo devuelva o no. Estas situaciones son:

  1. Una enfermedad seria, donde el tratamiento es costoso;
  2. Cuando por distintos motivos pasa una situación crítica y no tiene para lo indispensable: alimentos o medicina, por ejemplo.
  3. Un asesoramiento legal urgente.

No hay que meter a todos en la misma bolsa, hay amigos que sí pagan sus deudas a tiempo, muy agradecidos por el favor.

Las reglas no escritas para prestar dinero de manera correcta.

  • Si no está seguro que, la persona a la que le presto dinero, vaya a devolverle la suma completa, préstele solo una parte. Por ejemplo, pagar una factura de teléfono o un taxi son deudas que usted va a poder olvidar, quedan bien con la persona y no perjudican la amistad. Es un acto equivalente a regalar un cigarrillo a un desconocido o completarle el valor de un pasaje de transporte. Como sea, mentalícese que este dinero no le será devuelto.
  • Si usted está seguro de la persona y le brinda un préstamo importante, prepárese para que dicha suma le sea devuelta en cuotas y con tiempo. Posiblemente, usted sea el único que puede ayudar a su amigo en el momento difícil que está atravesando.
  • Siempre es conveniente preguntar para qué lo necesita y el plazo de devolución, para aclarar las condiciones del préstamo. Esto ayudará evitar malos entendidos a futuro.
  • Consulte a su familia si puede hacerlo, ya que el dinero en la mayoría de los matrimonios, va a un fondo común. A lo mejor, pensaban destinarlo para otro fin.
  • En el caso que el amigo no cumpla con la fecha de devolución, hable con él. Ponga una data concreta y dígale que es para una compra grande planeada previamente. No está de más confirmar el aprecio que tiene por la amistad entre ambos y que por esta razón no quiere perderla.

Es aconsejable firmar un documento, cuando el monto es alto, por ejemplo, el equivalente al valor del auto o de un departamento. No lo dude en recurrir a un notario para el asesoramiento.

En conclusión, todas las personas son diferentes y los amigos también. Para resguardar la amistad de malos entendidos o perdidas, cuando se trate de dinero, es necesario: o no mezclarlos, o hablar de todos los detalles del préstamo.

Adblock detector